Lo que aprendi de mis aventuras con varones casados

No ando segura de lograr explicar mis relaciones con hombres casados, pero vale la pena debatir lo que he aprendido de ellas. No seria la debate dentro de las esposas y yo, no obstante me interesaria escuchar su momento sobre mirada. No, esta charla debe darse entre las esposas y sus maridos, cada anualidad, como cuando llevas el auto familiar a servicio y no ha transpirado revision como la banda sobre rodamiento de las neumaticos para eludir accidentes.

Hace algunos anos de vida, mientras vivia en Londres, sali con hombres casados en busca de empresa entretanto procesaba el duelo sobre mi flamante divorcio. Nunca busque especificamente a varones casados; cuando estableci un perfil en Tinder asi­ como en OkCupid dije que estaba en busca de seres que querian pasar un buen rato desprovisto ataduras. Varios solteros me enviaron mensajes y sali con determinados sobre ellos… aunque ademas me llegaron mensajes sobre varones casados.

Mi matrimonio duro veintitres anos asi­ como Hoy queria sexo, no la conexion seria. Es algo que puede complicarse, por motivo de que nunca invariablemente es concebible dominar las apegos emocionales cuando de por vi­a Tenemos quimica de el organismo, No obstante supuse que el hecho de que esos varones tuvieran esposas, hijos e hipotecas prevendria que las emociones se desbordaran. Estaba en lo considerado. Nunca se apegaron demasiado ni yo tampoco. Sabiamos que nunca habria ninguna sobresalto.

Elegia con precaucion. El varon no debia quedar interesado en dejar a su esposa ni en exponer de ninguna manera lo que habian construido ellos juntos. En varios casos las personas a las que conoci estaban casados con chicas que tenian algun inconveniente facultativo o alguna discapacidad asi­ como debido a no podian conservar relaciones sexuales, asi­ como los esposos mantenian su devocion.

Un amorio, o las ansias de tenerlo, es el comienzo sobre una chachara obligatoria referente a el sexo y la intimidad.

A lo largo de ese lapso de mi vida, me puse en trato con la decena sobre varones desplazandolo hacia el pelo me acoste con menos de la mitad. Con los otros intercambiaba mensajes o charlaba, lo cual en ocasiones se mostraba en casi la misma intimidad.

Antes sobre encontrarme con un hombre casado, le preguntaba: “?Por que estas realizando esto?”. Queria garantias sobre que cualquier lo que el novio deseaba era sexo.

Lo que me sorprendia era que esos maridos nunca estaban tras tener mas sexo. Estaban tras tener sexo, punto.

Conoci a un varon cuya esposo habia consentido sobre manera implicita a que el tuviera la enamorado por motivo de que la novia ya no estaba interesada en el sexo sobre el menor tipo. Ambos, hasta evidente aspecto, obtenian lo que necesitaban desprovisto tener que abandonar lo que querian. Nunca obstante, todos los maridos que conoci habrian preferido tener sexo con sus esposas. Desplazandolo hacia el pelo, por muchas razon, eso no estaba sucediendo.

Conozco lo que se siente quedarse desprovisto ganas sobre tener sexo, aunque ademas conozco lo que es sentir mas pretension que mi pareja. Es mucho requerir acostarse con la misma ser a lo largo de mas anos de vida sobre los que nuestros ancestros muchas ocasion esperaron vivir. Asi­ como existe que meditar que, en la menopausia, las hormonas de estas chicas disminuyen de modo repentina.

A mis 49 anos, estaba al borde de esa epoca y me aterraba desperdiciar mi deseo sexual. Las varones no pasan por este cambio tan drastico. De este modo que poseemos este desequilibrio, un impedimento del tamano de un elefante, tan lento y no ha transpirado http://datingranking.net/es/match-review vergonzoso que escasamente podri­amos reunir las fuerzas para hablar sobre eso.

Quiza el razon por el que demasiadas esposas no desean mas sexo con sus maridos seri­a porque, con la perduracion, las hembras anhelamos un arquetipo de sexo distinto. Al menos eso queria yo, y no ha transpirado fue lo que me llevo a ese trayecto de encuentros ilicitos. Luego sobre todo, la cantidad sobre hombres y no ha transpirado hembras que deben amorios es casi la misma.

En caso de que leen la tarea de Esther Perel, autora de el libro de actual publicacion State of Affairs, aprenderan que, para muchas esposas, el sexo exteriormente del casamiento seri­a la forma en la que rompen con acontecer las esposas asi­ como madres “responsables” que deben ser en residencia. El sexo dentro del casamiento, de ellas, suele parecer la obligacion. Un amorio resulta una peripecia. Mientras tanto, los maridos con los que estuve no habrian tenido ningun problema con el sexo por obligacion. La aventura, para ellos, no era lo que las motivaba a cometer adulterio.